Menu

La Palabra Vivida

Ministerio de estudio Bíblico afiliado a las iglesias de Cristo. . .

El Calvinismo

Refutando la teología Calvinista:

1 Corintios 14:33 – “Dios no es autor de confusión. . .”

Los calvinistas insisten que las personas que no creen el evangelio de Jesucristo son porque Dios decidió desde antes de la fundación del mundo, no permitirles, ni capacitarlos a que lo puedan hacer. Insisten que la raza humana es tan depravada, que está totalmente incapacitada y desprovista de poder decidir por sí misma querer buscar a Dios.

Entendemos que este razonamiento teológico es un grave error sofisticado en gran manera. El mismo, pretendiendo querer exaltar la soberanía de Dios, se extiende a extremos que no concuerdan, no armonizan ni revelan el verdadero carácter y la personalidad de Dios. Entonces en ese afán tan desmedido, presentan a un dios, que no es el verdadero Dios que se nos revela en las Escrituras. Así lo hacen, mal interpretando textos sacados de su sano contexto, alejados de la armonía bíblica que existe desde Génesis hasta Apocalipsis. El razonamiento teológico calvinista no es de Dios.

 

Confrontemos algunos puntos de razonamiento de la teología calvinista, con la verdad de las Escrituras:

  1. 1.      Total Depravación del hombre:

Según el calvinismo, el hombre está totalmente depravado, habiendo heredado el pecado de Adán, y naciendo completamente corrupto. Por herencia natural, no puede hacer el bien, desear el bien, ni entender el bien.

REFUTACIÓN: Según la Biblia el hombre nace sin culpa y libre de pecado, pues todos somos creados por Dios, conforme a su imagen y semejanza. Nuestro espíritu proviene de Dios. (Génesis 1:27, Juan 4:24). El pecado es infracción de la ley, algo que se comete personalmente, (1 Juan 3:4). El pecado no es algo que se hereda, (Ezequiel 18:20). El intento de pecar del hombre es desde su juventud, (Génesis 8:21) cuando Dios lo comienza a tomar en cuenta para fijar responsabilidad. El intento de pecar no es desde la infancia, porque los infantes no son moralmente responsables, (Deut. 1:39, Romanos 9:11). Los infantes y los niños son puros y sin culpa, por eso Jesús nos manda que seamos como ellos, (Mateo 19:14, 1 Corintios 14:20). 

 

  1. 2.      Elección Incondicional (elección sin condiciones):

Según el calvinismo, Dios eligió incondicionalmente e individualmente antes de la fundación del mundo a un número de individuos que serán los salvos eternamente, y el restante los dejará a su propia suerte, condenados para la perdición eterna. Esta forma de elección del razonamiento calvinista, pone a Dios determinando de antemano el futuro eterno de cada individuo desde antes de haberle creado, y sin que estos puedan hacer absolutamente nada al respecto.

REFUTACIÓN: Según la Biblia, la elección para la salvación eterna fue predeterminada que sería “en Cristo” (y en nadie más), desde antes de la fundación del mundo (Efesios 1:3-6). La salvación siempre se muestra de forma condicional, y tales condiciones fueron reveladas en el evangelio de Jesucristo para todo el mundo, (Marcos 16:15-16, Juan 3:16-17). La expresión “el que creyere y fuere bautizado” es un término que revela que es  un acto abierto y accesible para todos los hombres. Pues todo hombre es creado con la capacidad de obedecer, (2Tes. 1:8). El libre albedrío que Dios ha otorgado a todo hombre, lo capacita para decidir obedecer o no. Tanto es así, que Dios naturalmente espera que el hombre decida obedecer, razón por la cual nos da mandamientos y nos persuade, (Exodo 24:12, Deut. 33:21, Josue 24:15, Salmos 25:12, etc). Por eso se indigna, se frustra y siente tristeza cuando el hombre decide no responder favorablemente a su llamado, cuando Él mejor que nadie sabe que sí lo ha capacitado para hacerlo. Pero la mayoría, sencillamente lo rechaza y no quiere (Mateo 23:37, Juan 5:40). Aun entre los que obedecen y perseveran en la gracia, no todos lo hacen con la misma intensidad y la misma medida de fe, (Romanos 12:3).

La elección que Dios hace “para salvación” (porque no toda elección que menciona la Biblia es para la salvación, ej: Romanos 9:11), según la Biblia, no es individual, sino grupal, (Romanos 8:29-30). Dios ha escogido para salvación a una clase de gente que demuestre una inclinación y unas cualidades “en un momento dado de sus vidas”. Porque los hombres, no todo el tiempo su corazón se encuentra inclinado igual, ni siempre se encuentra en el mismo estado, y por eso Dios periódicamente prueba los corazones (Job 10:17, Salmos 17:3, Proverbios 17:3, Jeremías 17:10), y se mantiene buscando adoradores, (Juan 4:23). Así es que Dios los escoge (aquellos que decidan asumir las condiciones y cualidades predeterminadas por Él)  para que puedan ser puestos en Cristo, añadidos a su iglesia, (Efesios 1:3-6, 5:25-26). De ahí que la iglesia de Cristo se compone de todos los salvados que cumplen conforme a la voluntad predeterminada de Dios, que es en Cristo. Pues Cristo es el Salvador de su iglesia, (Efesios 5:23).

La forma de razonar calvinista, no armoniza con el carácter y la personalidad del Dios que nos da a conocer Jesucristo, (Juan 17:17), quien quiere que todos los hombres sean salvos, y su Hijo, quien se dio a sí mismo para el rescate de todos, (1 Timoteo 2:4-6). Porque Cristo es el Salvador de todos los hombres (en el sentido que su obra redentora está disponible a toda la raza humana), y mayormente de los que creen (1Timoteo 4:10), en el sentido que, su obra redentora beneficiará efectivamente a los que decidan poner su fe en ella. Su obra redentora está disponible para todos los que quieran ser salvados. La Biblia enseña que todos los que creen en obediencia a Dios, pasan a ser del grupo de los elegidos (Efesios 1:5-6) por medio del evangelio de Cristo, el cual es poder de Dios para salvación (Romanos 1:16, 2 Tes. 2:13-14).

 

  1. 3.      Gracia Irresistible: (Nadie puede resistirse al llamado de Dios)

Según el calvinismo, el hombre es incapaz de obedecer al llamado del evangelio de Jesucristo, ya que es corrupto y depravado desde el vientre de su madre. Por lo tanto, Dios emplea el llamado por medio del Espíritu y su gracia irresistible en el corazón de los elegidos el cual no puede ser frustrado, y siempre resulta en una salvación impuesta (no deseada) a los individuos que fueron predestinados para ello.

El calvinismo afirma que cuando el Espíritu Santo llama por su gracia, ese llamamiento es irresistible y no puede ser frustrado porque la soberanía de Dios no lo permite.

REFUTACIÓN: Pero según la Biblia, el Espíritu Santo y la misma gracia si puede ser resistida por el hombre, (Hechos 7:51, Gálatas 2:21). Y los creyentes que se encuentran en la gracia, pueden caer de ella, (Gálatas 5:4). Tanto es así, que el apóstol Pablo amonestó a los corintios diciendo: “Así que, el que piense estar firme, mire que no caiga” (1Corintios 10:12). Y aun también afirmó para sí mismo  diciendo: “no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado” (1 Corintios 9:27).

El calvinismo mira la gracia de Dios como “una fuerza” o “una energía que mueve arbitrariamente al hombre”, tal razonamiento es totalmente errado y ajeno a las Escrituras. La verdadera soberanía de Dios, la cual opera conforme a sus atributos y características personales, no vulnera ni anula el libre albedrío del hombre.

La gracia de Dios enseña y persuade (Tito 2:11-12) a los hombres que voluntariamente prestan su oído a ella, (Hechos 13:43). Por este motivo, todo aquel que rechaza el evangelio, desecha la gracia. Así mismo, el que persevera en el evangelio, y con esfuerzo en la gracia de Dios, el Señor mismo continuará haciendo la obra en el, (Juan 8:31-32, Hechos 13:43, 15:11, Filipenses 1:6, 2 Timoteo 2:1, Hebreos 12:15, 2 Pedro 2:18).

 

Breve resumen de puntos errados de la teología calvinista:

  • Enseñan que aun los elegidos nacen corruptos, totalmente depravados, y ni siquiera pueden creer en Dios. Que por tal razón requieren de una operación especial y directa del Espíritu Santo sobre sus corazones para que puedan creer y amar a Dios. Y que después de ser regenerados, tienen fe, pero que esa fe no les vino por oír la palabra de Dios (Romanos 10:17) sino porque Dios les dio fe, porque es don de Dios. Enseñan esto para poder ser consecuentes con enseñar justificar que el hombre no tiene libre albedrío, sino que es una especie de mero títere manipulado por Dios.

 

  • Su enseñanza sugiere sutilmente que la palabra de Satanás es más poderosa que la palabra de Dios, porque dicen que en el Huerto, cuando Adán y Eva aun no eran depravados, Satanás con simplemente hablar con Eva le hizo pecar. Pero que ahora, ni aun los elegidos de Dios, pueden de manera alguna ser persuadidos por el poder de la palabra de Dios para creer. Sino que requieren de un poder milagroso instantáneo “¡Zass!”, como el poder que resucitó a Cristo, para poder producirles la fe, y que luego así, podrán creer el evangelio de salvación.

 

  • Que habiendo recibido la fe como un don “especial” de Dios, los elegidos no pueden caer de la gracia, porque la soberanía de Dios no lo permite.

 

La doctrina Calvinista de ninguna manera es conforme a la sana doctrina de Jesucristo. Esta doctrina no armoniza con la enseñanza bíblica.