Menu

La Palabra Vivida

Ministerio de estudio Bíblico afiliado a las iglesias de Cristo. . .

El Papa

Por un tiempo yo también creí que el Papa era la cabeza de la iglesia, y que Pedro, el primer papa, había sido nombrado por Jesús mismo. Pedro, supuestamente, era la roca sobre la cual la Iglesia de Cristo había sido fundada. Además, yo creía que Pedro había residido en Roma durante la mayor parte de su ministerio, razón por la que también había llegado a ser el primer obispo de Roma, y que la línea de su obispado se había mantenido integra hasta nuestros días. También creía yo que el Papa era infalible cuando hablaba "ex-cathedra" respecto a la doctrina de la iglesia.

Aun recuerdo muy bien la Escritura donde nuestro Señor, según la enseñanza católica, nombró a Pedro cabeza de la iglesia. Este fue uno de los pocos versos bíblicos que las hermanas del seminario nos hicieron memorizar muy bien:

Mateo 16.18: "Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella".

El nombre de Pedro significa "roca". De manera que Cristo edificó su iglesia sobre la "roca", o sea, Pedro. A mí, esto me parecía suficiente claro. Como ya lo dije al principio, una de las acusaciones que siempre usaba en contra del estudio no católico de la Biblia era que los textos bíblicos eran sacados fuera de su contexto, es decir sin querer explorar ni entender el asunto del cual realmente trataban. Pero ahora estoy convencido de que es todo lo contrario. Pero sea usted quien juzgue.

Justo antes a las palabras de Jesús en el versículo 18 de Mateo 16, encontramos a Jesús preguntando a sus discípulos: "¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?" Los discípulos respondieron: "Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas". Jesús volvió a preguntarles, "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?" Simón Pedro respondió: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente". Jesús le dijo: "Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia" (Mateo 16.13-18).

Pero, ¿quién es la roca?, ¿Pedro, o su declaración de que Jesús es el Cristo? ¿De qué se estaba hablando en el contexto leído de la Escritura? Y ¿a qué pregunta respondió la declaración de Pedro en dicho contexto?

 

Exploremos esta cuestión:

El nombre de Pedro en el “idioma griego” es Petros. El griego fue el idioma original en que se escribieron los evangelios. El género de esta palabra es masculino, y generalmente significa una roca desprendida, un guijarro, un pedazo de piedra sacado de una piedra mayor, o una piedra que se puede mover o arrojar fácilmente. Petra corresponde al género femenino en griego, cuyo significado conlleva la idea de una plataforma rocosa, o de una roca masiva que no se puede mover. Se trata de "un fundamento inmovible". Nuestro Señor dijo: "...tú eres “Petros” [pedazo de piedra], y sobre esta “Petra” [plataforma rocosa, fundamento inmovible = declaración de Pedro], edificaré mi iglesia". ¿Quién es el fundamento de la iglesia, Pedro o Cristo? La “Roca” no es Pedro, sino su declaración; -- que Jesús no es ninguno de aquellos profetas que la gente decía, sino que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Ese es el fundamento (la Roca) sobre la cual Jesús prometió edificar su iglesia. Esto se sustenta con la misma Escritura:

Es verdaderamente abrumador la cantidad de textos bíblicos que se refieren a Dios como la única "Roca" de nuestra salvación. Y sabemos que Jesús es Emmanuel, que traducido es "Dios con nosotros". En el Antiguo Testamento las Escrituras con frecuencia hacen referencia a Dios y al Mesías que había de venir como la "Roca" (Isaías 8.14 y Salmo 18.2). Considere ahora el Nuevo Testamento respecto a la "Roca" como el fundamento de la iglesia de Cristo:

 

En el Antiguo Testamento:

Deuteronomio 32:3 Porque el nombre de Jehová proclamaré. Engrandeced a nuestro Dios. 40) El es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud; Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él; Es justo y recto.

2 Samuel 22:2: Dijo Jehová es mi ROCA y mi fortaleza, y mi libertador;

2 Samuel 22:32: Porque ¿quién es Dios, sino sólo Jehová? ¿Y qué ROCA hay fuera de nuestro Dios?

Salmos 18:2: Jehová, ROCA mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.

Salmos 18:31: Porque ¿quién es Dios sino sólo Jehová? ¿Y qué ROCA hay fuera de nuestro Dios?

Salmos 19:14: Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, ROCA mía, y redentor mío.

Salmos 28:1: A ti clamaré, oh Jehová. ROCA mía, no te desentiendas de mí,

Salmos 42:9: Diré a Dios: ROCA mía, ¿por qué te has olvidado de mí? ¿Por qué andaré yo enlutado por la opresión del enemigo?

Salmos 62:1 En Dios solamente está acallada mi alma; De él viene mi salvación. 2 El solamente es mi roca y mi salvación; Es mi refugio, no resbalaré mucho.

 

En el Nuevo Testamento:

1 Corintios 3.11: "Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo".

1 Corintios 10.4: "... y todos bebieron de la misma bebida espiritual, y la roca (petra) era Cristo". (Los paréntesis son del autor, quien los usó para mostrar la palabra griega usada en el texto.)

Efesios 5.23: "... Así como Cristo es cabeza de la iglesia..." (Nunca se hace mención ni referencia a otra cabeza quien fuera vicario (representante visible) de Cristo después de su ascensión al cielo. Tal idea no existe en la Biblia.)

Colosenses 1.18: "... y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia..."

Efesios 2.20: "... edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo..." (No hay mención de un vicario suyo). La Biblia también hace mención de los apóstoles (plural) como fundamento y nunca hace referencia singular al apóstol Pedro como el único fundamento donde debemos ser edificados.

 

Nótese lo que el mismo Pedro escribió:

1 Pedro 2.4: "Acercándoos a él, piedra viva..." (Haciendo referencia a Cristo como la piedra)

1 Pedro 2.7,8: "... la piedra que los edificadores desecharon, ha venido a ser la cabeza del ángulo; y piedra de tropiezo, y roca que hace caer..." (Pedro mismo dice que Jesús es la cabeza y la roca que hace caer, igual como dice Isaías 8:14. . . Pedro no es la roca).

Otro texto que utiliza el magisterio Católico Romano para tratar de justificar la sucesión del linaje del apóstol Pedro como autoridad y cabeza de la iglesia es Juan 21:15-17 “Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos. Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas. Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.” -- La única manera que podemos entender el verdadero mensaje de este texto, es permaneciendo en el justo contexto de lo que había estado ocurriendo en aquellos días. No se puede aislar este texto de su contexto.

Jesús preguntó a Pedro en tres ocasiones si le amaba, y en tres ocasiones Pedro le confesó que sí le amaba. A sus tres confesiones Jesús le dice que apaciente y pastoree sus corderos y ovejas. Estas tres veces que Jesús le pregunta lo mismo a Pedro, haciendo que Pedro le confiese en tres ocasiones, hace que Pedro pueda ser reivindicado después que le había negado públicamente también en tres ocasiones, antes de haber cantado el gallo cuando fue entregado para ser crucificado, (Mateo 26:34, 74-75).

Solamente después de haberse arrepentido y de haberse confesado delante de su Señor resucitado, es que podía Pedro ser moralmente aceptado otra vez como un apóstol de Jesucristo. Pues la Escritura registra que fue solamente Pedro el único apóstol que negó de tal manera a Jesucristo.

Así que después de su arrepentimiento, confesión y reivindicación, Jesús le pide que apaciente y pastoree a su rebaño como señal de que había sido perdonado y aceptado nuevamente en las filas de su equipo apostólico. No debemos entender en este texto que la función de apacentar y pastorear a la iglesia era solamente para Pedro (y para algún supuesto linaje suyo). Esa función de pastorear la iglesia fue también para todos los demás apóstoles de Jesucristo. Eso queda muy claro en las demás epístolas del Nuevo Testamento.

Además de estos pasajes, tenemos los escritos de Pablo y de Pedro mismo quien no da lugar a tal pensamiento. El libro de los Hechos también nos ayuda grandemente en nuestra búsqueda más profunda de la verdad de Dios en este asunto.

¿Cómo consideraban a Pedro los hermanos y demás apóstoles de su tiempo? ¿Lo consideraban consiervo de Dios o cabeza infalible de la iglesia? En Marcos 10:35-43 se registra un relato interesante. El suceso que allí se relata tomó lugar “después” de que, “supuestamente”, Pedro había sido nombrado "Papa".

En la escena aparece Jesús con los doce. Jacobo y Juan piden a Jesús los dos lugares de más alto honor en su reino. "Cuando lo oyeron los diez, comenzaron a enojarse contra Jacobo y contra Juan" (versículo 41). Pero si Jesús (alegadamente) ya había profetizado y nombrado a Pedro como el Papa, entonces la petición de Jacobo y Juan resulta absurda en la interpretación y el razonamiento Católico.

Otro suceso lo vemos cuando hacemos un estudio del concilio de Jerusalén (registrado en el capítulo 15 de Hechos) que también nos provee información respecto a la posición de Pedro en la iglesia. El concilio se convocó para resolver el problema doctrinal referente a la circuncisión. Considere las siguientes citas del concilio:

Hechos 15.6,7: "Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto. Y después de mucha discusión..."

Pedro estaba allí, ¿por qué no preguntaron a él directamente ya que “alegadamente”, como Papa, el podía hablar ex-cathedra, sobre los asuntos de fe? Más bien fueron tres los que decidieron en la solución del problema: Pedro, Pablo y Bernabé.

Hechos 15.13: "Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme".

Aparentemente, Jacobo presidía sobre la reunión (uno esperaría que el Papa presidiera, y que fuera él quien dijera la última palabra en representación de la iglesia, ¿No es así?). ¡No fue así!

Hechos 15.19: (quien habla es Jacobo) "Por lo cual yo juzgo..."

Después de la decisión de Jacobo, una carta fue enviada a los gentiles que estaban en Antioquía, la cual comunicaba la decisión del concilio. La carta no fue enviada por el Papa Pedro, más bien la enviaban "los apóstoles y los ancianos y los hermanos, a los hermanos de entre los gentiles que están en Antioquía..." (Hechos 15.23). No se realza ni se le da primacía alguna a Pedro (el Papa) en la carta que iría dirigida del concilio a las iglesias de los gentiles.

Una vez más, en Hechos 16.3-4 se declara que Pablo y Timoteo al pasar por las ciudades, proclamaban las ordenanzas que habían acordado los "apóstoles y los ancianos" que estaban en Jerusalén. Las Escrituras no dice que eran las decisiones del Papa Pedro lo que ellos proclamaban.

Después que Pedro convirtió a Cornelio (el primer cristiano convertido de entre los gentiles, Hechos 10), Pedro recibió mucha crítica de los hermanos en Jerusalén. Se le requirió a Pedro que explicara su acción. ¿Quién se hubiere atrevido a criticar y pedir explicación al Papa Pedro respecto a asuntos espirituales? Los primeros cristianos nunca lo hubiesen criticado, si es que Pedro era en realidad el infalible "Papa" sobre quien Jesús edificaría la iglesia, y quien ya había hablado y decidido ex-cáthedra.

Pablo también tuvo un encuentro interesante con Pedro, el cual se escribió en su epístola a los Gálatas. Al escribir a la iglesia en Galacia, Pablo le relata su viaje a Jerusalén para asistir al concilio (Hechos 15). Pablo escribió:

Gálatas 2.6: "Pero los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas), a mí, pues, los de reputación nada nuevo me comunicaron".

Pablo identifica a los hombres "que tenían reputación de ser algo" en el verso 9; Ellos eran: Santiago, Juan y Cefas (Cefas es el otro nombre de Pedro). ¿Cómo es posible que Pedro, el "Papa", no haya podido impartir nada nuevo a Pablo? ¿Y que Pablo no le haya reconocido tal autoridad principal y especial a Pedro entre todos ellos? ¿Realmente No le inquieta a usted pensar e investigar a fondo la doctrina Católica del papado? Tal doctrina tiene implicaciones muy serias en nuestra creencia religiosa y en nuestra comunión con Dios.

Podemos ver que verdaderamente Pablo consideró a Pedro como su compañero y consiervo en el trabajo de predicar el evangelio y de apacentar y pastorear el rebaño de Jesucristo, pero nunca como el infalible Papa sobre quien (según la doctrina Católica) se estaba edificando la iglesia.

Gálatas 2.7: "... como vieron que me había sido encomendado el evangelio de la incircuncisión, como a Pedro el de la circuncisión...".

El apóstol Pablo nunca consideró que Pedro, o alguna otra persona, tuviera superioridad sobre él o sobre los demás hermanos ancianos en la iglesia.

2 Corintios 11.5-6: "... y pienso que en nada he sido inferior a aquellos grandes apóstoles. Pues aunque sea tosco en la palabra, no lo soy en el conocimiento...".

2 Corintios 12.11: "... porque en nada he sido menos que aquellos grandes apóstoles, aunque nada soy".

De hecho, cuando Pedro vino a Antioquía, Pablo le confrontó "cara a cara" y le reprendió duramente.

Gálatas 2.11: "Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara cara, porque era de condenar".

La confrontación fue sobre un asunto de fe. ¿Se opuso Pablo al Vicario de Cristo, la Cabeza visible de la iglesia, el Papa infalible? ¡No! . . Pablo se opuso a Pedro, su compañero y consiervo en el evangelio de Dios. Pablo nada supo respecto a la posición de un Papa en la iglesia, tampoco lo supo toda la iglesia del primer siglo, y podemos ver que ni aún el mismo Pedro.

Pero, ¿cómo consideraba Pedro su posición en la iglesia, si en verdad era el Papa? Después de todo, además de haber pasado tres años con Jesús, ¿no fue a él a quien alegadamente el Señor dijo, "Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia”? (Mateo 16.18).

El Nuevo Testamento contiene dos cartas que fueron escritas por Pedro. Considere usted si los siguientes pasajes tomados de esas dos cartas sugieren que Pedro se consideraba a si mismo como algun Papa:

1 Pedro 1.1 "Pedro, apóstol de Jesucristo..." (Ninguna referencia de Pedro cómo máximo o principal apóstol o lider especial de la iglesia)

2 Pedro 1.1: "Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo..." (Ninguna referencia de Pedro cómo máximo o principal apóstol y líder único y especial de la iglesia)

2 Pedro 1.12: "Por esto, yo no dejaré de recordaros siempre estas cosas..." (Ninguna referencia de Pedro cómo máximo o principal apostol y lider especial de la iglesia)

2 Pedro 1.13: "Pues tengo por justo, en tanto que estoy en el cuerpo el despertaros con amonestación..." (Ninguna referencia de Pedro cómo máximo lider único y especial de la iglesia)

1 Pedro 5.1: "Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos...". (Pedro considera su posición de anciano en la iglesia a la par con los demás ancianos, y no como anciano principal o especial sobre los demás.)

1 Pedro 2:5: vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. (Pedro mismo reconoce a los miembros de la iglesia como piedras vivas. Al igual que Pedro, toda persona que cree que Jesús es el Cristo, el Hijo del Dios viviente, también es piedra en la iglesia. Edificado sobre la Roca que es Cristo)

 

Nota: Ninguna referencia de Pedro cómo máximo o especial apóstol, o lider único y principal de la iglesia. Pedro nunca expresó ni supo nada de haber sido Papa en la iglesia. Ni lo supieron los demás apóstoles, ni la iglesia original del primer siglo. Así lo revela la Biblia.

Después de lo expuesto: ¿No se pregunta usted de dónde y por qué surge el papado de la Iglesia Católica? ¿Qué propósito e interés hay detrás de esa posición que carece de apoyo y fundamento Escritural?