Menu

La Palabra Vivida

Ministerio de estudio Bíblico afiliado a las iglesias de Cristo. . .

header photo

La Caída del Hombre

LOS PASOS EN LA CAÍDA DEL HOMBRE:

Referencias Bíblicas:

Génesis 3:1 “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?”

Génesis 3:3 “Pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.”

Génesis 3:6 “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.”

1 Timoteo 2:14 “Y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión.”

 

Un estudio de estos versículos demuestra que había algu­nos pasos definidos que tuvieron lugar en la caída del hombre.

1. La Incredulidad:

El primer paso fue que Satanás pudo sembrar la duda, una semilla de incredulidad contra la palabra de Dios en el corazón de Eva.

 

2. El Cambio De La Palabra De Dios:

Después que Eva entretuvo la duda en el corazón, ella ahora estaba lista para entrometerse en la Palabra de Dios. Eva cambió y añadió a la Palabra de Dios. Dios no dijo nada de tocar el fruto y la muerte sería cierta. Las palabras de Eva, “para que no muráis” admiten la duda; admiten la posibilidad de que la muerte no fuera cierta. Pero Dios había dicho específicamente "ciertamente morirás", no hubo dudas en la palabra de Dios.

 

3. La Desobediencia:

El acto de desobediencia fue el resultado natural de sem­brar la semilla de duda y de cambiar la Palabra de Dios. En Génesis 3:6 hay una lista de los pasos que llevaron a la desobediencia: (a) Vio; (b) codició; (c) tomó; (d) comió. Conviene hacer comparaciones con el pecado de Acán en Josué 7:21: (a) Vio; (b) codició; (c) tomó; (d) escondió.

 

B. LA TRIPLE TENTACIÓN:

Referencia Bíblica:

1 Juan 2:16 “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.”

La tentación de Eva y la de Cristo en el desierto pueden describirse con las palabras “todo lo que hay en el mundo” (1 Juan 2:16).

1 Juan 2:16 - Los deseos de la carne.

Los deseos de los ojos.

La vanagloria de la vida.

La tentación de Eva "Bueno para comer".

(Génesis 3:6) Agradable a los ojos.

Codiciable para alcanzar la sabiduría.

La tentación de Cristo - Que la piedra se convierta en pan.

(Lucas 4:3-10) Reinos de este mundo.

Échate de aquí abajo - ángeles.

En la tentación Satanás dijo a Eva, “seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.” No dijo la parte más importante; que sabrían el bien sin poder obrarlo, y sabrían el mal sin poder evitarlo.

Se debe recordar que la tentación misma no es pecado, pero entregarse a la tentación, sí lo es. Cristo fue tentado, pero per­maneció sin pecado porque Él venció lo tentación.

Eva fue vencida cuando empezó a entrometerse en la Pala­bra de Dios. La semilla de incredulidad sembrada en su corazón por el diablo le hizo cambiar y añadir a la Palabra de Dios. Así Eva cayó. Por el contrario, Jesucristo citó la Palabra de Dios y así ganó la victoria. “Está escrito” hará huir al diablo.

Se debe notar que era Eva quien fue engañada en la trans­gresión. Adán escogió pecar deliberadamente. Él desobedeció sabiendo perfectamente lo que hacía. Fue una decisión clara de escoger entre el compañerismo con el Señor o con la mujer. Adán escogió a la mujer y así él cayó. Entonces nos enseña la Biblia que por un hombre "Adan" entró el pecado al mundo. Dios hizo responsable a Adan el principal responsable de que el pecado fuera introducido en el mundo.

 

C. LOS RESULTADOS DE LA CAÍDA:

1. En La Naturaleza:

(a) La tierra fue maldita (Génesis 3:17).

(b) La tierra habría de producir espinos y cardos (Génesis 3:18).

 

2. En La Raza Humana:

(a) Todos constituidos pecadores (Gálatas 3:22; Romanos 5:19).

(b) El hombre llega a ser hijo del diablo (Juan 8:44; 1 Juan 3:8)

(c) El hombre vivirá trabajando duramente (Génesis 3:19).

(d) La mujer dará a luz los hijos con dolor (Génesis 3:16).

(e) A través de la caída, el hombre llegó a ser heredero de:

(i) LA MUERTE FÍSICA: La separación del alma del cuerpo, lo que resulta en la corrupción y la des­trucción del cuerpo (Génesis 3:19).

(ii) LA MUERTE ESPIRITUAL: La separación del espíritu de Dios, o la separación de la vida de Dios. Entramos en este estado cuando comenzamos a obedecer a este mundo caído (Efesios 4:18; 1 Timoteo 5:6; Apocalipsis 3:1).

(iii) LA MUERTE ETERNA: Esta es la “segunda muerte,” la muerte espiritual que sigue después de la muerte física. Prolongada más allá de la muerte del cuerpo, la muerte espiritual llega a ser muerte eterna, o sea el estado de separación eterna de Dios en tormento consciente (Apocalip­sis 20:14; 21:8).

Los resultados de la caída nos rodean. Los hospitales, las prisiones y manicomios están llenos. La miseria, el crimen y la tristeza nos enfrentan en cada punto, y todos éstos son resul­tados de la caída.

 

D. DEFINICIONES DE LA VIDA Y DE LA MUERTE:

El estudiante de la Palabra de Dios tiene que entender lo que significa la vida y la muerte.

1. La Vida Física:

Es la unión del espíritu del hombre con su cuerpo.

2. La Muerte Física:

Es la separación del espíritu de su cuerpo.

3. La Vida Espiritual:

Es la unión del espíritu del hombre con el Espíritu de Dios. Esta unión trae el compañerismo con Dios y nos lleva a la vida eterna.

4. La Muerte Espiritual:

Es la separación del espíritu del hombre del Espíritu de Dios. Su fin es condenación eterna.

5. La Vida Eterna:

Es la unión eterna del espíritu del hombre con el Espíritu de Dios, sin terminación.

6. La Muerte Eterna:

Es la separación eterna del espíritu del hombre del Espíritu de Dios, sin terminación.

 

NOTA: La vida eterna se encuentra sólo en Jesucristo. El creyente que tiene a Cristo en su corazón tiene vida eterna. Si Jesús no vive en su corazón, no hay posibili­dad de vida eterna. En realidad la vida eterna se refiere a una cualidad de vida tanto más, que a una cantidad de vida.