Menu

La Palabra Vivida

Ministerio de estudio Bíblico afiliado a las iglesias de Cristo. . .

La Tradición

Muchas de las doctrinas y prácticas católicas están basadas en la así llamada "Sagrada Tradición". De acuerdo a la Iglesia Católica, la Sagrada Tradición está a la par, o es de igual peso que la Palabra de Dios.

Veamos qué es lo que la Biblia dice respecto a la tradición. En primer lugar, Cristo estimó en poco la tradición, sobre todo cuando ésta era contraria al mandamiento de Dios. El dijo:

Mateo 15.3: "...¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición?"

Mateo 15.9: "... Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres". (Jesús se refería a las anseñanzas tradicionales no fundamentadas en las Escrituras)

Pablo atacó también el uso de la tradición en la iglesia del Señor:

Colosenses 2.20-22: ¿... por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos ... en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres...?

Colosenses 2.8: "Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres. . . y no según Cristo.”

Ahora, considere las siguientes prácticas de la Iglesia Católica, las cuales están basadas en la tradición, a la luz de los siguientes pasajes bíblicos:

- Días especiales de ayuno y abstinencia: "Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo..." (Colosenses 2.16).

- Días de fiesta, días santos, Semanas Santas: "Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años. Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros" (Gálatas 4.10,11).

- Letanías, rosarios, salmodias: "Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos" (Mateo 6.7).

- Castigo corporal (saco de cilicio y ceniza, etc...), oraciones a los ángeles, apariciones: "Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal..." (Colosenses 2.18).

- Purgatorio: "... Y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades" (Hebreos 8.12). "Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio..." (Hebreos 9.27).

Pablo, al escribir a Timoteo, habla de una iglesia falsa que habría de aparecer:

1 Timoteo 4.1-3: "Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó..."