Menu

La Palabra Vivida

Ministerio de estudio Bíblico afiliado a las iglesias de Cristo. . .

Los Dos Pactos

Aprendiendo a Trazar Correctamente la Biblia:

 

"Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la Palabra de verdad". 2 Timoteo 2:15

 

1. La Biblia se divide en dos pactos - Antiguo Testamento y Nuevo Testamento. Pasaron 400 años donde Dios no habló entre un pacto y el otro. Ese tiempo de silencio se conoce como "Antitestamentario".

 2. La Biblia se divide en tres periodos de tiempos:

A. Periodo Patriarcal – “Desde Adán hasta Moisés”. Dios se comunicaba con los patriarcas, hablándoles o revelándose por sueños. Moisés comenzó a escribir el Antiguo Testamento 2,500 años después de la creación del universo. Durante esos primeros 2,500 años, desde Adán hasta Moisés el hombre vivía por fe porque no existían las escrituras. 

B. Periodo Mosaico – “Desde Moisés o El monte Sinaí (Horeb) hasta la cruz”. En esta época el hombre vivía por la ley escrita de Moisés, que se llama los Pentateucos o la Tora. Dios se comunicaba con su pueblo a través de los escritos de la ley de Moisés. Estos escritos se dividen en tres partes; La ley, Los Profetas y Los Salmos.

C. Periodo de Los Últimos Días o Últimos Tiempos – “Desde la resurrección de Jesucristo hasta que regrese”. Dios nos habló por medio de su Hijo Jesucristo (Nuevo Testamento).” Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas manera en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; Hebreos 1: 1-2

 3. Hay Solo Dos Pactos - Uno dio paso al segundo porque el primero tenía defectos, no por causa de Dios, porque él es perfecto y así también su Ley; sino por el hombre, quien no puede cumplirla. (Leer Jeremías 31: 31-33 y Hebreos 10: 16-1) “Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo (el de Cristo), cuanto es mediador de un mejor pacto (mejor que el pacto de Moisés), establecido sobre mejores promesas. Porque si aquel primero hubiera sido sin defectos, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el Segundo.” Hebreos 8: 6-7 (Leer Hebreos 8: 8-13). Con esto se quiere decir que el Antiguo Testamento queda reemplazado por el Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento el pueblo de Dios obedecía la ley por acatamiento; En el Nuevo Testamento se obedece de corazón, por amor al Señor. La iglesia se rige por el pacto edificado sobre Cristo, el cual es el Nuevo Testamento. Leer Mateo 16:18

 a) En el Antiguo Testamento - Moisés y los Profetas hablaron de este nuevo pacto que habría de venir. Moisés profetizó de Jesús “Y Jehová me dijo: Han hablado bien en lo que han dicho. Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare. Mas a cualquiera que no oyere mis palabra que él hablare en mi nombre, yo le pediré cuenta”. Deuteronomio. 18: 17-19. Con esto sabemos que el primer pacto nos vino por Moisés y el Segundo pacto nos vino por Jesús.

b) El Segundo Pacto es mejor que el primero – Moisés y Jesús no eran de la misma naturaleza, por esta razón el pacto de Jesús es mejor que el pacto de Moisés. Jesús es mayor que Moisés; éste último era siervo en la casa del Padre y el primero es el Hijo del Padre (Leer Hebreos 3:1-6). El Antiguo Testamento vino primero para preparar y cuidar al pueblo de Dios hasta que se cumpliese el tiempo destinado por Dios para entonces ser guiado por el Nuevo Testamento” De manera que la ley ha sido nuestro áyo (Tutor), para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. Pero venida la fe, ya no estamos bajo áyo (Tutor), pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; “Gálatas 3: 24-26 “porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.” Romanos 10: 4. (Leer Mateo 17:4-5) Aquí Dios nos dice que escuchemos a Su Hijo Jesús y no a Moisés (representante de la ley) ni a Elías (representante de los profetas). Recuerden que en estos últimos días Dios nos habla a través de Su Hijo (el Nuevo Pacto).

 4. El Nuevo pacto echa fuera al viejo pacto- Analogía; Leer Gálatas 4: 21-31, Romanos 7: 1-6. Quitando los decretos (La ley) en la cruz. “Anulando el acta de los decretos (La ley) que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,” Colosenses 2:14. El Antiguo Testamento se cita en la iglesia hoy como ejemplo. Leer 1 Corintios 10: 1-12. El pacto de la ley fue para el pueblo de Israel, el pacto de la gracia es para todo el mundo, Leer Efesios 2: 11-22. Para más información: Leer Hechos 15 y 1Corintios 14:34.

Las únicas ordenanzas que pasaron del Antiguo Testamento al Nuevo Testamento fueron:

A. Apartarse de las contaminaciones de los ídolos.

B. Apartarse de la fornicación.

C. Apartarse de comer carne de ahogado y de sangre.

D. Vuestras mujeres callen en las congregaciones, estén sujetas.