Menu

La Palabra Vivida

Ministerio de estudio Bíblico afiliado a las iglesias de Cristo. . .

¿Qué son estas iglesias? - Iglesia de Cristo

1. LA IGLESIA DE CRISTO. ¿QUÉ SON?

Ni Católicos, ni Protestantes, ni Pentecostales. . . somos simplemente cristianos.

Usted ha oído quizás de las iglesias de Cristo (Romanos 16:16). Probablemente se habrá preguntado: ¿Qué es la iglesia de Cristo? ¿En qué se distingue de tantas otras iglesias que existen hoy en el mundo moderno? ¿Cuál es su mensaje? ¿Cómo se gobierna? ¿Cómo hace sus reuniones de adoración? ¿Qué cree respecto a la Biblia? A continuación se intenta dar una respuesta a esas interrogantes.

 

2. SON GENTE CON UN ESPIRITU DE RESTAURACIÓN Y PRESERVACIÓN.

Los miembros de las iglesias de Cristo son gente que pertenecen a la iglesia que Cristo establecio en aquel dia de Pentecostes. Conservan un espíritu de restauración, es decir, desean restaurar y preservar la iglesia del Nuevo Testamento, según es revelada en la Biblia cuando aún se encontraban los apóstoles.

Se lamenta el hecho que muchas iglesias se hayan extraviado de su camino a través de los siglos; que hayan sido servilmente sometida a tradiciones humanas, culturales y las impocisiones anti-escriturales de los pensamientos de sus líderes religiosos. Que se hayan desviado tanto del modelo de la iglesia que Cristo quería y aun quiere que sea.

La única solución a ese problema, es regresar a las Escrituras para poder apreciar la iglesia como era al principio, para recobrar y preservar en el siglo XXI, y en todos los tiempos, la esencia verdadera de la iglesia original. Es precisamente esto lo que las iglesias de Cristo siempre están tratando de hacer, especialmente cuando contactan a miembros de otras iglesia.

A través de toda la historia, siempre ha habido hombres fieles de diferentes denominaciones que comenzaron, independientemente, a estudiar con fe, sinceridad y diligencia la palabra de Dios en diferentes partes del mundo, y se preguntaban: ¿Por qué no romper las barreras del denominacionalismo e ir mas allá, a la simplicidad y pureza de la iglesia del primer siglo? ¿Por qué no usar solamente la Biblia, y perseverar una vez más en la doctrina de los apóstoles? ¿Por qué no sembrar la misma semilla pura que sembraron los cristianos del primer siglo, y ser como lo que eran ellos, cristianos solamente?

Hombres llenos del Espíritu y restauradores en la fe de Jesucristo han estado haciendo un llamado al mundo religioso cristiano a despojarse de sus prácticas denominacionales, a despojarse de tradiciones y credos humanos, y a seguir solamente la Biblia.

Esta instrucción enfatiza que nada debe enseñarse a la gente como actos de fe, sino solo aquello que es claro y evidente en las Escrituras. No estamos autorizados a inventar cosa alguna en la iglesia. Porque la iglesia es de Cristo. Él es su dueño, y no el hombre.

Ponemos en claro que el retorno a la Biblia no significa el establecimiento de otra denominación, sino el retorno a la iglesia original de Cristo. Sin las vanas tradiciones culturales y religiosas que muchas veces invalidan y hasta se oponen a las sanas enseñanzas de Cristo.

Los miembros de las iglesias de Cristo hoy abrazamos con entusiasmo lo propuesto por los restauradores a travéz de toda la historia de la iglesia, sabiendo que Jesucristo mismo y sus apóstoles fueron tambien restauradores en el pueblo de Dios. Hoy, teniendo la Biblia como nuestra única guía y apartándonos de las tradiciones de hombres religiosos, aprendemos en ella la voluntad de Dios y la forma original de la iglesia, para restaurarla siempre, conforme a la sana doctrina de Cristo.

No consideramos que nuestro empeño sea un acto de arrogancia, sino todo lo contrario:

Decimos que no tenemos el derecho de demandar la lealtad de los hombres a una organización de tradiciones humanas y credos denomonacionales - solo poseemos el derecho de invitar a los hombres a seguir el modelo divino que proviene solamente de la palabra de Dios para su iglesia.

 

3. NO SE TRATA DE OTRA DENOMINACIÓN.

Por tal razón, no estamos interesados en los credos de manufactura humana, sino simplemente en el modelo trazado en el Nuevo Testamento para la iglesia. No somos una denominación - ni Católicos, ni Protestantes, ni Pentecostales - sino sencillamente miembros de la iglesia que nuestro Señor Jesucristo estableció hace aproximadamente dos mil años, y por la cual se entregó.

A propósito, esa es la razón por la cual hacemos uso de su nombre. La frase ¨ iglesia de Cristo ¨ no es usada como un nombre o una designación denominacional, sino más bien como descriptiva, para indicar que la iglesia pertenece a Cristo.

Reconocemos nuestras faltas y flaquezas personales e individuales - y es por esta causa que con mayor razón queremos seguir cuidadosamente el plan perfecto de Dios para su iglesia, según nos dejó registrado en Su Nuevo Testamento.