Menu

La Palabra Vivida

Ministerio de estudio Bíblico afiliado a las iglesias de Cristo. . .

Unidad basada en la Biblia - Iglesia de Cristo

LA UNIDAD DE LAS IGLESIAS DEBE ESTAR BASADA EN LA BIBLIA.

Puesto que Dios deposito ¨ toda autoridad ¨ en Cristo (Mateo 28:18), y puesto que Cristo es hoy el portavoz de Dios (Hebreos 1:1-2), estamos convencidos que solamente Cristo tiene toda la autoridad para declarar lo que la iglesia debe ser y lo que nosotros debemos enseñar en su iglesia.

Y puesto que es el Nuevo Testamento el que pone en manifiesto las instrucciones de Cristo para sus discípulos en la Era Cristiana, este entonces debe reconocerse en toda enseñanza y práctica religiosa. Este pensamiento es un principio fundamental entre los miembros de las iglesias de Cristo.

Creemos que el Nuevo Testamento es el único medio por el cual podemos conducir a hombres y mujeres a convertirse a Cristo. Creemos que la división religiosa es mala. Jesús oró por la unidad de los creyentes (Juan 17). Más tarde, el apóstol Pablo rogó que se unieran los que se encontraban divididos en fracciones (1° Corintios 1).

Creemos que la única manera de lograr la unidad en la iglesia es la de abandonar las tradiciones denominacionales creadas por los hombres, y regresar a la sana doctrina de Cristo según registrada en la Biblia. Cualquier otro tipo de acuerdo o compromiso no podrá lograr la unidad. Y por supuesto que, ninguna persona, ni grupo alguno de personas, tiene el derecho de elaborar las normas a las que toda la iglesia ha de someterse. Pero con toda propiedad si se puede decir, ¨ unámonos todos, siguiendo solamente la sana interpretacion de la Biblia ¨. Esto sí es justo. Esto sí es seguro. Esto sí es correcto.

De manera que el llamado a la unidad que las iglesias de Cristo hacen a todo el mundo religioso de la cristiandad, está basado en la Biblia. Creemos que el suscribirse a cualquier otro credo que no sea el Nuevo Testamento, y el rehusarse obedecer cualquier mandamiento en el Nuevo Testamento, o el seguir cualquier práctica religiosa no autorizada ni contenida en el Nuevo Testamento, es añadir o sustraer a las enseñanzas de Dios. Y ambos, el añadir y el sustraer de la palabra de Dios para nuestra práctica y vida religiosa es condenado por las mismas Escrituras (Gálatas 1:6-9; Apocalipsis 22:18-19). Es esta razón por la cual tenemos en las iglesias de Cristo el Nuevo Testamento, (armonizado con el Antiguo Testamento), como nuestra única regla de fe y práctica.